X

Precauciones contra los Mosquitos

La gente considera que los mosquitos son una simple molestia. Pero la realidad es que también pueden ser peligrosos, ya que son responsables de una larga lista de enfermedades infecciosas. Estas enfermedades pueden ir desde padecer molestias similares a las de la gripe hasta sufrir estados que hagan peligrar su vida o que sean crónicos.

Con los años hemos aprendido que es imposible luchar contra los mosquitos únicamente mediante el uso de insecticidas. El uso indiscriminado de estos productos crea precisamente resistencia en la población de estos insectos, lo que conlleva que con las fumigaciones cada vez mueran menos mosquitos. Además, el uso de insecticidas no solo ataca a los mosquitos sino que también termina con la vida de insectos vitales para nuestro ecosistema, como las abejas, las mariposas, las libélulas, los escarabajos y muchos más.

Por estas razones, la prevención es un arma mucho más valiosa contra los mosquitos. Tenemos que evitar su cría y, sobre todo, tenemos que evitar que nos piquen. En este documento se explica cómo evitar las picaduras de mosquitos.

Por qué nos pican
El mosquito hembra utiliza nuestra sangre para producir huevos; así pues, el mosquito nos necesita para su reproducción.

Qué sucede cuando nos pican
Un mosquito infectado con un virus (dengue, chikungunya o zika) le transmitirá el virus y provocará que usted enferme. Una vez que tenga la enfermedad y si le pica un mosquito, el mosquito se llevará el virus y se lo transmitirá a la siguiente persona, propagando la enfermedad a partir de este momento.

Por lo tanto, hay que evitar las picaduras aun cuando ya haya padecido dengue o chikungunya. Si el mosquito no puede entrar en contacto con usted, no podrá hacer que enferme. Hay muchas precauciones que se pueden tomar para evitar que el mosquito se acerque a uno.

Ropa
Utilice ropa que cubra todo su cuerpo durante las horas en las que el mosquito está más activo (al amanecer y al atardecer). Lleve camisa de manga larga y pantalón largo. Use ropa de colores claros, ya que el mosquito se siente más atraído por los colores oscuros.

Repelentes
El uso de repelentes es una de las maneras más efectivas de proteger a su familia contra los mosquitos. Aplíquelos en todas las partes del cuerpo que lleve sin cubrir. Si está utilizando protector solar, aplique este en primer lugar y el repelente después.

Atención: Elija un repelente que contenga el ingrediente activo DEET. Los productos que contienen Picaridin, aceite de eucalipto limón o IR3535 son también eficaces. Existen muchas marcas y diversas formas de aplicación que contienen uno de los ingredientes activos mencionados. Lea el envase para informarse sobre lo que está comprando.

El porcentaje del ingrediente activo indica la duración de la protección. Por ejemplo, un producto que contiene entre un 20% y un 25% de DEET le protegerá de 6 a 8 horas. No es necesario comprar un producto con una concentración más alta, ya que no le protegerá mejor sino que lo hará durante algo más de tiempo. Es preferible elegir uno que se adapte a su estilo de vida, que pueda volver a aplicar de nuevo si se siente que el repelente se vuelve menos eficaz.

Los repelentes están disponibles en todos los supermercados y farmacias.

Precauciones en el uso de repelentes
Utilice el repelente tal y como se indica en la etiqueta. Al usar el repelente, no lo rocíe directamente en el rostro; mejor rocíe primero sus manos y luego aplíquelo en la cara. NO use repelente cerca de los ojos o de la boca.

Rocíe el repelente y extiéndalo por todas las partes de su cuerpo que no estén cubiertas por ropa. Lávese las manos tras la aplicación del repelente.

Importante: Tenga en cuenta a aquellos que no pueden protegerse a sí mismos debido a alguna discapacidad. Ayúdeles con el uso de repelentes o utilice mosquiteras para protegerlos contra las picaduras de mosquitos.

Bebés y niños
No deje que los niños jueguen con el repelente. No rocíe directamente sobre su hijo: rocíe primero un poco en sus manos y extiéndalo a continuación sobre el niño. Dado que los niños suelen llevarse las manos a la boca o a los ojos, no use el repelente ahí.

Los repelentes (que contengan DEET, Picaridin o IR3535) se pueden usar a partir de que el bebé tenga más de dos meses. Los repelentes que contienen aceite de eucalipto limón pueden usarse una vez que el niño haya cumplido tres años de edad.

Embarazadas
Durante el embarazo, cualquier enfermedad puede ser un problema para la madre o el niño. Esto también se aplica para las enfermedades transmitidas a través de una picadura de mosquito. Las mujeres embarazadas deben hacer todo lo posible para que los mosquitos no les piquen. Basándonos en la información científica disponible actualmente, los repelentes recomendados en este documento son seguros para su uso durante el embarazo. No es necesario tomar precauciones adicionales para el uso de repelentes durante el embarazo.

Mantenga el mosquito alejado
Dormir bajo una mosquitera es una forma efectiva de mantener los mosquitos alejados de los seres humanos. Las mosquiteras son especialmente útiles para los bebés menores de dos meses ya que aún no se pueden utilizar repelentes en ellos. El mosquito Aedes aegypti es más agresivo al amanecer y al anochecer pero una vez que entre en su casa, seguirá activo tanto por la noche como por el día. Para mantenerlos fuera, procure que las ventanas y puertas estén cerradas hasta que pasen las horas de mayor actividad. El uso de mosquiteras en puertas y ventanas, aunque pueda suponer una gran inversión, es la forma más efectiva de mantener a los mosquitos alejados de sus seres queridos.

Es importante seguir estas recomendaciones, pero más importante aún es asegurarse de que los mosquitos no se estén reproduciendo dentro o en los alrededores de su casa.

Para obtener información sobre las enfermedades transmitidas por vectores, póngase en contacto con la Unidad de Salud Pública de Epidemiología e Investigación de Curazao llamando al (+5999) 462 2040, extensiones 850 o 851.

Para las quejas y para información sobre prevención de mosquitos, póngase en contacto con el Departamento de Salud Pública e Higiene de Curazao, llamando al (+5999) 462 2040, extensiones 867 o 858.

En caso de emergencia, llame al: 0800-0888 / 9345